Escepticismo Moral

#304

Escepticismo Moral

Dr. Craig,

Mi esposa y yo hemos comenzado a enseñar una clase de apologética en nuestra iglesia e invitamos nuestra clase a que viniera a nuestra casa para ver su debate con Alex Rosenberg. También invitamos al padre de mi esposa, quien afirma creer en el Dios cristiano, pero es muy defensivo en lo que se refiere a la moralidad. Él cree básicamente que la moralidad objetiva no existe, lo cual me hace pensar de cómo puede él estar verdaderamente salvo ya que el quid del cristianismo tiene que ver con la necesidad de la gracia de Dios porque hemos quebrantado la moralidad objetiva.

Ver su debate nos causó hablar de la moralidad y de la intuición objetiva (o como usted le llama, una “creencia propiamente básica”). Sin embargo, cuando presionamos a mi suegro, él negó que la noción de la moralidad objetiva era una intuición como otras mentes. Es difícil encontrar a alguien que clasificaríamos como cuerdo quien crea que las demás personas no existen, sin embargo podemos encontrar ejemplos abundantes de personas como Bundy o Hitler quienes piensan que la violación o el asesinato es perfectamente bueno. De hecho, mi suegro se al extremo de decir que si una sociedad de personas como Ted Bundy surgiera, aunque a mi suegro no le gustaría la idea, él no podría decir que eso fuese algo objetivamente malo.

En nuestra discusión, también parecía que él estaba estancado en la idea de que no había una “lista” de morales. Los “Diez Mandamientos” no son exhaustivos y la noción de Jesús de amar a Dios y al prójimo es muy sujetiva para él. Si usted no puede probar la objetividad moral al proporcionar una lista conocible y exhaustiva, él no está satisfecho. Podemos ver demostraciones de conceptos abstractos como la suma de números, podemos probar empíricamente las verdades científicas y podemos saber intuitivamente que nosotros existimos, pero a la moralidad objetiva le parecen fallar todas estas pruebas.

Él parece mezclar la prueba epistemológica de la moralidad con la prueba ontológica. Sin embargo, estamos teniendo suficiente problema inclusive en mostrarle que la moralidad objetiva existe. ¿Cómo usted le habla a alguien quien está dispuesto a decir que una sociedad futura de personas, como el asesino a serie como Ted Bundy, no sería objetivamente mala? Gracias otra vez por todo lo que usted hace.

Derek

United States

¡Derek, estoy muy contento de que haya tenido la visión de usar el debate como un forum para alcanzar a otras personas! ¿No es algo maravilloso que ese debate haya estimulado una conversación sobre esa pregunta tan importante?

Usted está completamente correcto cuando discierne que su suegro está mezclando la ontología moral con la epistemología moral. Para que los valores y deberes morales existan, no necesitamos tener una lista exhaustiva de nuestros deberes morales. (Dicha lista sería infinita e incomprensible, de todos modos).

Tratar de convencer a su suegro para que crea en la objetividad de los valores morales sería, más bien, como tratar de convencer a alguien quien dice creer que está viviendo en el Matrix para que crea en la realidad del mundo externo de los objetos perceptibles que están alrededor de él. Si usted niega la veracidad de sus sentidos, entonces no hay manera de salir fuera de sus sentidos para verificar de si o no los objetos que percibimos realmente existen. Sin embargo, somos racionales para creer en las liberaciones de nuestros sentidos al menos que y hasta que tengamos alguna razón para pensar que ellos son defectuosos. Por lo tanto, la creencia en la existencia del mundo externo de los objetos perceptible es la posición por defecto, una creencia propiamente básica fundamentada en nuestra experiencia sensorial.

De igual manera, yo debería decir que la creencia en la objetividad de los valores y deberes morales es la posición por defecto, una creencia propiamente básica fundamentada en nuestra experiencia moral. Por lo tanto, deberíamos creer en la realidad objetiva de los valores y deberes morales al menos que y hasta que tengamos alguna razón para pensar lo contrario. Pero, como Louise Anthony lo dijo tan elocuentemente en nuestro debate acerca de la existencia de Dios, la existencia de los valores y deberes morales objetivos siempre será más obvia que las premisas en cualquier argumento a favor del escepticismo moral. Una persona siempre va a tener menos garantía para creer, por lo menos, en una de esas premisas que para creer en la objetividad de los valores y deberes morales. Por lo tanto, nunca puede ser razonable el adoptar un escepticismo moral.

Así que una cosa que usted podría decirle a su suegro es que si él niega la objetividad de los valores y deberes morales, entonces él debería, de igual manera, estar escéptico acerca del mundo de objetos perceptibles que existe alrededor de él. Para que su escepticismo moral sea justificado, él necesita tener alguna razón para dudar la veracidad de nuestras percepciones morales que no se aplica de igual manera a nuestras percepciones sensoriales. Sin embargo, en el momento que él trate de proporcionar alguna razón, entonces usted se ha movido más allá de un mero escepticismo moral y ha caído en una discusión substantiva de si o no él realmente tiene una buena razón para dudar de sus percepciones morales.

Por ejemplo, su objeción de que “Es difícil encontrar a alguien que clasificaríamos como cuerdo quien crea que las demás personas no existen, sin embargo podemos encontrar ejemplos abundantes de personas como Bundy o Hitler que piensan que la violación o el asesinato está perfectamente bien,” está erróneo en varias facetas.

Hay personas cuerdas que creen que otras personas no existen. ¡Por ejemplo, Alexander Rosenberg! Recuerde del debate que él no cree que ningún individuo, persona, o algunas perspectivas de primera persona existe. Pensemos de mi argumento en contra del naturalismo metafísico desde la existencia personal. También, los budistas, hindú y los idealistas niegan la realidad del mundo de objetos perceptibles y de otras personas. ¿Debería eso llevar a su suegro a negar la existencia de su hija?

De hecho, la gran mayoría de las personas, incluyendo a Bundy y a Hitler como también a filósofos, cree que los valores morales objetivos sí existen. Bundy y Hitler no negaban la existencia de los valores y deberes morales objetivos. Ellos sencillamente estaban en desacuerdo en que constituían algunos de esos valores y deberes. De igual manera, no podríamos estar de acuerdo sobre si o no el objeto que parece que vemos es una cosa cierta, pero eso no nos lleva para nada a negar la realidad de cualquier objeto físico.

De manera más fundamental, la objeción presupone de que todas las creencias propiamente básicas son similares en términos de que son universales e indudables. Eso simplemente está equivocado. Las creencias de memoria y las creencias tomadas de testimonio, por ejemplo, son ejemplos de creencias propiamente básicas; sin embargo ellas son específicas para las personas y difícilmente son indudables como la creencia, por decir, de que el mundo tiene más de cinco minutos de existencia. ¡No ha de ser sorpresa que algunas de las creencia morales no son sostenidas universalmente, dada la existencia de sicópatas y de hombres malvados! ¿Por qué deberíamos dejar que los sicópatas y los tiranos socaven nuestra confianza en los valores y deberes morales objetivos? De igual manera, ¿cómo es que la supuesta universalidad de la creencia en el mundo externo hace algo para justificar la creencia de que no habitamos es una realidad virtual como el Matrix?

La otra cosa que usted podría hacer con su suegro sería mostrarle que los valores morales objetivos se deducen lógicamente de las cosas que él ya cree. Por ejemplo, usted dice que él cree en el Dios cristiano. Pues bien, entonces, hágale la pregunta de si él piensa que Dios es bueno. Si su respuesta es no, entonces ¿Cómo es Dios digno de adoración? Si Dios no es digno de adoración, entonces ¿cómo puede Él ser Dios? ¿Piensa su suegro que Jesús de Nazaret fue un hombre bueno? Si la respuesta es no, entonces ¿cómo puede él adorar a Jesús? Le insto a usted a leerle varios textos bíblicos acerca de la bondad de Dios. No sólo le mostraría eso que el Dios cristiano es bueno, sino que leerle la Palabra de Dios a él podría penetrar su duro o calloso corazón.

William Lane Craig