La Existencia Necesaria y el Argumento Ontológico

#144

La Existencia Necesaria y el Argumento Ontológico

Pregunta 1:

Dr. Craig:

¡He disfrutado muchísimo su página web a pesar del poco tiempo que la he examinado! Tengo un gran interés en la filosofía cristiana y de cómo la misma encaja en la Biblia.

Mi pregunta está relacionada con el argumento ontológico. Realmente he favorecido ese argumento con su forma de siete pasos (o también la forma de Plantinga, que en lo que puedo decir es virtualmente lo mismo). Para mí, el gran problema surge cuando se niega la primera premisa que dice por ejemplo: es posible que un Ser máximamente grande NO exista. De ella fluyen las mismas premisas, que dan resultado a la conclusión opuesta “por consiguiente, Dios no existe.” Yo sé que eso es falso, pero no puedo señalar donde está la falacia.

Mi pregunta es, ¿debemos rechazar la premisa #1 de esa “negación” del argumento? ¿Existe una falacia en algún lugar? ¿Podemos combatir eso al utilizar, primeramente, un argumento cosmológico fuerte que demuestre en primer lugar la necesidad de un Ser grande? Ese último movimiento parecería hacer inútil esa negación del argumento, ya que es incoherente decir que Dios debe existir mientras se dice que Él no debe existir. ¡Le agradecería otra respuesta clara a este asunto!

¡Gracias por todo lo que hace por el Cuerpo!

Randy

Pregunta 2:

Dr. Craig:

Soy cristiano y estoy tratando de sostener la fe en Dios. Él es todo lo que he conocido ser verdadero. De todo modo, la pregunta es la siguiente:

¿Es posible de que exista nada? Porque si nos deshacemos de este universo, ¿no quedaría solamente un tipo de vacío?

Leí la siguiente declaración y podría estar confundido con ella, pero aquí está:

Por lo tanto, empezamos con nada, puro cero. Pero ésta no es la nada de la negación. Pues "no" significa 'otro, distinto de', y 'otro' es un mero sinónimo del segundo numeral ordinal. Como tal, implica la existencia de un primero, mientras que el puro presente cero es anterior a cualquier primero. La nada de la negación es la nada de la muerte, la segunda parte, lo que viene después de cada cosa. Pero este puro cero es la nada de no haber nacido. No es una cosa individual, ningún apremio, interno o externo, ninguna ley. Es la nada pregenésica, en la que todo el universo está contenido. Como tal, es posibilidad absolutamente indefinida e ilimitada, posibilidad sin fronteras. No hay compulsión ni ley. Es libertad sin límites."

-Charles S. Peirce

Le agradecería mucho si usted pudiera ayudarme con esto. Tengo planes de estudiar filosofía cuando vaya a la universidad en enero, así que estoy tratando de sostenerme en la fe y aprender y crecer en Cristo.

Muchas gracias

-Daniel

Dr. Craig responde:

Ambas preguntas tratan con el argumento ontológico. Para conveniencia de los lectores que no están familiarizados con el argumento, aquí está la versión de Plantinga mencionada arriba:

1. Es posible que un ser máximamente grande exista.

2. Si es posible que un ser máximamente grande exista, entonces un ser máximamente grande existe en algún mundo posible.

3. Si un ser máximamente grande existe en algún mundo posible, entonces existe en todos los mundos posibles.

4. Si un ser máximamente grande existe en todos los mundos posibles, entonces existe en el mundo real.

5. Si un ser máximamente grande existe en el mundo real, entonces un ser máximamente grande existe.

6. Por consiguiente, un ser máximamente grande existe.

Randy: tú estás absolutamente correcto al observar que si cambiamos la primera premisa para que diga

1'. Es posible que un ser máximamente grande no exista,

entonces la conclusión deduce que

6'. Por consiguiente, un ser máximamente grande no existe.

Aquí no existe ninguna falacia. Toda la pregunta aquí es, ¿cuál crees tú que es más plausiblemente verdadera: (1) o (1')?

Talvez estés tentado a decir que ambas sean verdaderas: es posible que dicho ser exista y es posible que Él no exista. Pero ahí es crucial que mantengamos claro la diferencia entre la posibilidad metafísica y la posibilidad meramente epistémica. La afirmación "¡Es posible que Dios exista, y es posible que Él no exista!" es verdadera solamente en sentido de la posibilidad epistémica: "por todo lo que sabemos," Dios podría existir o Él no podría existir. Por el contrario, si Dios es concebido como un ser máximamente grande (es decir, un ser que es máximamente excelente en todos los mundos posibles), entonces Su existencia es necesaria o imposible, sin importar nuestra incertidumbre epistémica.

Para hacer un ilustración: imaginemos ver una ecuación matemática extraordinariamente difícil escrita en la pizarra. Si está más allá de nuestra habilidad para comprenderla, podríamos decir que es posible que la ecuación sea verdadera y es posible que sea falsa. Pero de esa manera meramente confesamos nuestra incertidumbre epistémica del valor de verdad de la ecuación. Como una pieza de las matemáticas, la ecuación misma es necesariamente verdadera o necesariamente falsa. Simplemente no sabemos cual es la respuesta. Pero si es verdadera, es necesariamente verdadera, y por lo tanto no es posible que sea falsa. Y si es falsa, entonces es necesariamente falsa, y por lo tanto no es posible que sea verdadera.

De la misma manera, la concebibilidad epistémica de (1) o (1') no implica que ambas sean metafísicamente posibles. Solamente una de las dos puede ser verdadera y depende de nosotros el decidir cual de ellas pensamos que lo sea. El ateo tiene que mantener que el concepto de un ser máximamente grande es incoherente, como el concepto de un casado soltero. El concepto de un casado soltero no es un concepto estrictamente auto contradictorio (como lo es el concepto de un hombre casado "no casado"), y aún es obvio, una vez entendamos el significado de las palabras "casado" y "soltero," que nada que corresponda a ese concepto puede existir. De un modo diferente, el concepto de un ser máximamente grande no parece, ni en lo remoto, ser incoherente. Al contrario, el concepto de un ser máximamente grande parece ser intuitivamente una noción coherente y como tal es posiblemente de mostrable.

Estoy de acuerdo contigo de que podemos reforzar la garantía intuitiva para la premisa (1) al recurrir a otros argumentos como el argumento cosmológico. Veo el argumento a favor de Dios como de refuerzo mutuo así como los eslabones en una cota de malla en vez de ser meramente eslabones en una cadena. Hablo de dichas garantías a favor de la premisa clave del argumento ontológico con más detalles en el libro Reasonable Faith, 3rd ed. (Crossway, 2008) (Fe Razonable, 3ra Edición).

Ahora bien Daniel, si el argumento ontológico es, como yo creo, sólido, entonces se deduce que es imposible que no exista nada. No existe un mundo posible en el cual no exista nada, ya que Dios existe en cada mundo posible.

En cuanto a la declaración que encuentras confusa, ¡bienvenido al club! Me resulta difícil creer que un profesor eminente como C.S. Peirce pudo haber escrito tal tontería. Te aconsejo a que busques la fuente original en la biblioteca de tu universidad para que verifiques.

Interpreto la cita como un intento de sacar una conclusión entre la "nada" absoluta y la "nada" como la negación de algo, (Los filósofos griegos de la antigüedad hicieron una distinción similar). El autor toma el número cero como un símbolo de la nada absoluta, el número ordinal 2 simboliza el otro o algo más y 1 simboliza la negación de algo más. Supongo que el punto es que 1 ≠ 0. La nada de la negación es comparada con la muerte, la cual presupone un estado previo de existencia, pero la nada pura "precede" todos los seres, así como el nacimiento precede la vida. Como tal, eso no tiene propiedades ni restricciones, lo que el autor toma como completa libertad y posibilidad sin límites. Sin embargo, eso parece completamente estar equivocado: la nada absoluta no tiene ninguna propiedad y por lo tanto no tiene potencialidades, está carente de posibilidades, como también carente de todo lo demás (que es la razón por lo que algo no puede existir de la nada).

En todo caso, el autor parece dar por sentado que dicho estado del no-ser absoluto es realmente posible, el cual, si el argumento ontológico está correcto, es una suposición equivocada.

William Lane Craig