back
05 / 06

#246 ¿Una Contradicción en el Argumento Cosmológico Kalam?

December 24, 2013
Q

Me encontré un blogger quien se hace llamar Angra Mainyu (espíritu destructivo), el cual ha pensado mucho acerca del Argumento Kalam y basa varias de sus objeciones en las siguientes citas de las obras de usted. Tengo una gran esperanza de escuchar su respuesta

1) Una contradicción se deduce de la posición de William Lane Craig:

William Lane Craig y J. P. Sinclair:

Por un “acontecimiento,” uno quiere decir algún cambio. Como algún cambio toma lugar, no hay acontecimiento instantáneo que se defina de esa manera. Tampoco podría haber un acontecimiento infinitamente lento, ya que ese “acontecimiento” en realidad sería un estado incambiable. Por lo tanto, cualquier acontecimiento tendrá una duración finita, de no cero (William Lane Craig y J. P. Sinclair, “El Argumento Cosmológico Kalam” en “The Blackwell Companion to Natural Theology [Compendio Blackwell para la Teología Natural], editado por William Lane Craig y J. P. Moreland en el 2009 y publicado por Blackwell Publishing Ltd. Página 106).

William Lane Craig:

La razón que sostengo que Dios es atemporal sin el universo es que pienso que una regresión infinita de acontecimiento es imposible y según una teoría relacional del tiempo, a falta de un acontecimiento el tiempo no existiría. La razón por la que sostengo que Dios es temporal desde el comienzo del universo es que la creación del universo trae a Dios a una nueva relación, es decir a la coexistencia con el universo y ese cambio extrínseco únicamente (sin mencionar el ejercicio del poder causal de parte de Dios) es suficiente para una relación temporal. (http://www.reasonablefaith.org/site/News2?page=NewsArticle&id=5673).

William Lane Craig:

De modo que si Dios es atemporal, él también es incambiable, pero no se deduce que él no pueda cambiar. Diría que Él puede cambiar y si Él fuese a hacerlo, Él dejaría de ser atemporal. Y es exactamente eso lo que pienso que Él hizo.

(http://www.reasonablefaith.org/site/News2?page=NewsArticle&id=5971)

Dios cambia de atemporal a temporal.

Un cambio es un acontecimiento, de modo que dejemos que E(0) sea el acontecimiento “Dios cambia de ser atemporal a ser temporal”.1

Vamos a suponer que (como Craig mantiene):

a) El tiempo comienza a existir en t=0.

b) El concepto de atemporalidad es coherente.

c) El mundo contiene un estado de cosas S en el cual Dios existe de manera atemporal.

d) Dios existe en t=0.

e) Una teoría A del tiempo es verdadera.

Bajo esas suposiciones, como en S no es el caso que el tiempo exista, entonces tampoco es el caso que Dios sepa que el tiempo existe. En t=0, Dios sabe que el tiempo existe. Por lo tanto, hay un cambio en Dios, de S a t=0.

Dejemos que E(0) sea el acontecimiento “Dios cambia de un estado en el cual él no sabe que el tiempo existe a un estado en el cual él sabe que el tiempo existe”.

Entonces, E(0) es un acontecimiento que termina en t=0. Dejemos que e>0 sea la duración de E(0).

Entonces o hay un intervalo de tiempo [-e, 0] o por lo menos hay un intervalo abierto no vacío (-e, 0). En cualquier caso, el tiempo existe antes de t=0, lo que contradice la suposición de que el tiempo comienza a existir en t=0. 2

Kevin

  • United States

Dr. craig’s response


A [

¡Los enunciados que se citan parecen ser inconsistentes! Parte de eso se parece deber a que el blogger junta las citas de diferentes fuentes, algunas de ellas son escritos populares en los cuales uno sacrifica la precisión técnica por la comunicabilidad. Tratemos de examinar las inconsistencias.

La primera cita surge en el contexto del segundo argumento filosófico en defensa de la premisa que dice que el universo comenzó a existir. Ese argumento contiene la premisa

2.12 Una regresión temporal infinita de acontecimientos es un infinito real.

Aquí es crucial que uno esté claro acerca de qué constituye un acontecimiento. Estoy estipulando que de los acontecimientos que se hablan en “una regresión temporal infinita de acontecimientos” tienen cada uno una duración igual, arbitraria, de no cero. Lo que quiero descartar es los acontecimientos instantáneos, no sea que uno piense de la serie de los estados instantáneos entre, por decir, 1:01 a.m. y la 1:00 a.m. como una regresión infinita de acontecimientos. De manera que en este sentido técnico, el que alguien gane una carrera no cuenta como un acontecimiento, definido de esa manera, ya que no está extendido temporalmente sino instantáneamente. La razón que doy para el rango tan limitado de la palabra “acontecimiento” es que estoy hablando de cambios, y se toma tiempo para que ocurran los cambios. Quiero argumentar que no puede haber una regresión infinita de acontecimientos que se defina de esta manera. Debió haber ocurrido un primer acontecimiento que tuvo una duración de no cero. (Observemos que esa conclusión es consistente con que haya intervalos temporales antes del primer acontecimiento, siempre y cuando ellos no sean lo suficientemente largos para que ellos mismos clasifiquen como un acontecimiento).

Inmediatamente se deduce que la creación del universo por Dios no clasificaría como un acontecimiento en esta definición porque ella fue instantánea, que no involucró ningún lapso de tiempo. De igual manera, el devenir temporal de Dios, si es que Él es atemporal sin la creación, no se puede considerar como un acontecimiento, ya que no tiene una duración de no cero. De igual manera, el que Dios llegue a creer todas las verdades temporalizadas no clasificaría como un acontecimiento, ya que también esto sucede instantáneamente. Se deduce que en este sentido técnico, el hecho de que Dios se convierta en temporal o que llegue a saber las verdades temporalizadas no se debería considerar como algo como un cambio en Dios. No hay comienzo ni final de esos “acontecimientos”, nada más de que haya un comienzo y un final de comenzar de comenzar a moverse o de llegar a existir. En t0, Dios es temporal, sabe que el tiempo existe y sabe las verdades temporalizadas, sin previamente haber estado o hecho eso (¡sin haber un “previamente”!).

La segunda y tercera cita vienen en el contexto de la discusión de la relación de Dios con el tiempo. Aquí yo estaba utilizando la palabra “cambio” en un sentido diferente que el sentido que esta conlleva en el argumento kalam. Al decir que Dios cambió cuando creó el mundo, simplemente quería decir que Dios no es el mismo en Su estado atemporal y en su primer estado temporal. Él tiene propiedades diferentes. En ese sentido Él cambia. Pero esa diferencia no toma lugar sobre tiempo y por lo tanto no es un cambio o un acontecimiento en el sentido del cual se habla en el argumento kalam.

Ahora bien, si piensas que el hecho que Dios se hizo temporal o llego a saber las verdades temporalizadas debe contar como un cambio, eso está bien. Sólo regresa a la segunda premisa del argumento filosófico en contra de una regresión temporal infinita de acontecimientos y aclara que de lo que estás hablando allá es de cambios de un tipo peculiar: acontecimientos de igual duración, arbitraria y de no cero.

En otras palabras, la contradicción aquí es meramente verbal y se puede remover fácilmente solamente al aclarar y al usar correctamente los términos de uno. Nada se ha dicho que socave tanto el argumento cosmológico kalam como la visión de que Dios es atemporal sin la creación y temporal desde el momento de la creación.

Referencia

1. La elección del cambio en Dios de la atemporalidad a la temporalidad como el acontecimiento es la única posibilidad.

Hay alternativas. Por ejemplo, digamos que el mundo real contiene un estado de cosas S en el cual Dios existe de manera atemporal. Entonces en S, el tiempo no existe, de manera que no es el caso que Dios sepa que el tiempo existe. Dejemos que E(1) sea el acontecimiento “Dios llega a saber que el tiempo existe”. Por otro lado, en el t=0, Dios sabe que el tiempo existe. Dejemos que E(1) sea el acontecimiento “Dios llega a saber que el tiempo existe”.

Otra alternativa sería: En S, no hay hechos temporalizados. Así que no es el caso que Dios sepa o conozca los hechos temporalizados. En t=0, hay hechos temporalizados, de modo que Dios sabe o conoce los hechos temporalizados. Por lo tanto, la mente de Dios cambió—él llegó a saber los hechos temporalizados--, y uno puede considerar el acontecimiento E (2) “Dios cambia de no saber ningún hecho temporalizado en S a saber algunos hechos temporalizados en el t=0”.

1. En su página Web, Craig dice que no está claro para él de que la creación misma sea un acontecimiento que determina un antes y un después.

Sin embargo, que E(0)—o del mismo modo E(1) o E(2)—sea un acontecimiento que sigue directamente de la definición de “acontecimiento”: Un acontecimiento es algún cambio y el mismo Craig afirma que Dios cambió.

Además, Craig afirma que un acontecimiento se toma tiempo. Una contradicción sigue.

Pero en cualquier caso, supongamos que el acontecimiento E (2) “Dios cambia de no saber o conocer algunos hechos temporalizados en S a saber algunos hechos temporalizados en t=0” tiene una duración cero—contradiciendo la afirmación de Craig de que cualquier acontecimiento tiene una duración de no cero y finita.

Por lo tanto, en el principio del acontecimiento, no es el caso que Dios sepa algunos hechos temporalizados—dado que el acontecimiento es precisamente el cambio en Dios de no saber ningún hecho temporalizado a saber algunos.

Por otro lado, al final del acontecimiento, Dios sí sabe algunos hechos temporalizados.

Ahora bien, como el acontecimiento termina en el t=0 y su duración es cero, este comienza en t=0.

Por lo tanto, en t=0 Dios no sabe ningún hecho temporalizado y en el tiempo t=0, Dios sabe algunos hechos temporalizados. Pero eso es imposible.

Alguien podría objetar diciendo que E (2) no comienza en t=0, sino que en el “estado atemporal” S.

Sin embargo, utilizar la palabra “atemporal” no es una licencia para evadir la lógica: Si el acontecimiento termina en t=0 y su duración es literalmente de cero, entonces su comienzo también está presente en t=0.

- William Lane Craig